Creo que siempre fui nudista

Liana Naturista

Hoy inicio mi primera publicación formal, en la que os voy a contar mis inicios en el nudismo, o naturismo, como le dicen en otros rincones del mundo.

“Estar desnudo es ser uno mismo. Ser un desnudo equivale a ser visto en estado de desnudez por otros, y sin embargo, no ser reconocido por uno mismo. Para que un cuerpo desnudo se convierta en desnudo es preciso que se le vea como un objeto (y al verlo como un objeto estimula el usarlo como un objeto). La desnudez se revela a sí misma. El desnudo exhibe.” John Berger

 

Liana Naturista

La verdad es que creo que siempre fui nudista o al menos eso recuerdo. Aun cuando no se llevaban los famosos tangas de ahora que sólo cubren una zona de nuestro cuerpo empeñados en tapar, yo andaba siempre buscando el más minúsculo, aquel que dejara traspasar todos los rayos de sol posibles a mi cuerpo. Después de cada sesión de playa y tras mi ducha me miraba en el espejo y allí encontraba el tan odiado efecto blanco y negro. Para compensar mi rabia andaba por casa en plena libertad como si aquello calmara mis inquietudes. Hoy por hoy ya no me preocupo por todas estas cosas y soy nudista en cuerpo y alma.

 

Liana Naturista

Es por esos recuerdos del odioso Blanco&Negro que siempre he encontrado en piel luego de estar expuesta al sol con que cubra partes de mí, que hoy os comparto estas imágenes de mí, un reflejo de mi misma en dos tonos básicos y esenciales, creo que sería tan básicos como es esenciales como son para mi esos deseos de sentirme libre de ropa en todo momento.

“Cuando fotografía gente en color, fotografías sus ropas. Cuando fotografías gente en Blanco y Negro, fotografías sus almas.” Ted Grant

 

Liana Naturista

 


 

Leave a Reply