Quítate la ropa

Take off your clothes

Quitarse la ropa y desnudarse son acciones diferentes. La primero es un acto mecánico que no genera conexión alguna. La segunda abre un abanico de posibilidades que elevan nuestra mente activando los sentidos. Desnudarse implica abrirse, entregarse sin esperar algo en particular, haciéndonos vulnerables al mundo que nos rodea. Un cuerpo desnudo es como una pieza de arte abstracto, que es libre de interpretación a quien le observe. Para muchos es un arma, para otros es tentación y pecado; para mi es un refugio es un instrumento con el que amo, creo, exijo y protesto.

Al desnudarme me siento libre, primitiva; salvaje. Me siento todas y ninguna. Me hago una sola con el universo y me pierdo en su nada. Ya no me quito la ropa, ahora me desnudo, me permito explorar las diferentes sensaciones de la brisa en mi piel. Cuando lo hago bajo la cubierta del cielo y rodeada de las paredes de los árboles que me rodean me siento inmensa. Hay tanto en mi por explorar y que ansía ser descubierto… La desnudez se abre paso con su simpleza y me llena de fuerza. Me entrelazo con lo que me rodea, me permito ser y sentir sin restricciones. No me siento pecadora, me siento en paz.

Hoy no te quites la ropa, mejor desnúdate. Conecta contigo y con el mundo que te rodea, mézclate con tu entorno y déjate ser. Recuerda eres arte…

 

Por Leuryck Ortiz

Leave a Reply